Valiente

Hay mañanas en las que viéndote dormida sobre mi cama pienso en lo valiente que debes de ser para enamorarte de alguien que no tiene tatuajes porque le tiene miedo al compromiso, con una mente sumida en el caso de una guerra civil e incapaz de capitular y sabiendo que la coraza que estuviste tocando … Sigue leyendo Valiente

Desnudos

Quiero que te desnudes para acariciar a tus monstruos y besar a tus fantasmas, para ver tus heridas detrás de ese escudo de guerrera que llevas e hipnotizarme con cada centímetro de tu piel. Desnúdate para poder escuchar tus pensamientos en mi oído y sentir tus deseos en mi boca. Desnúdate y déjame convertir todos tus complejos en un cuadro de Dalí.

Despedidas

Sin embargo, llega un día normal en el que alguien te salva y te enseña a despedirte. Despacito, sin pausa, no te mete prisa. Un día compras una caja bonita, otro día la abres y metes un par de fotos, y te sientes raro y esperas. Pasa el tiempo, y vuelves a meter el resto de fotos y esa pulsera que guardas desde hace 4 años y paras. No te agobias. El último día, escribes el último de los poemas en la última página de esa libreta donde contabas vuestras historias y la metes dentro. Cierras la caja. Y la miras quemarse, mientras alguien se te acerca, se sienta a tu lado y te besa, y te quiere.

Autonautas

Trece milésimas es lo que tardé en procesar tu imagen, sentada ahí en frente, con tu libro de Cortázar, tu abrigo azul y la dichosa bufanda negra. Dentro del caos del metro de Madrid en hora punta, donde es imposible concentrarse, tú no levantabas la mirada, ensimismada en ese viaje desde París a Marsella. Un … Sigue leyendo Autonautas